"La Humanidad no encontrará la paz hasta que no se vuelva con confianza a mi Misericordia" (Diario de Sor Faustina, 300)

viernes, 30 de noviembre de 2012

En la confesión, somos sanados y educados por Jesús


"Sobre la confesión. De la confesión deberíamos obtener dos beneficios:
1. nos confesamos para ser sanados;
2. para ser educados; nuestras almas necesitan una continua educación, como el niño pequeño.

Oh Jesús mío, entiendo profundamente estas palabras y se por experiencia que un alma con sus propias fuerzas no llegara lejos, se cansara mucho sin hacer nada para la gloria de Dios; se desvía constantemente porque nuestra mente es oscura y no sabe distinguir su propia causa.

Llamare una atención especial a dos cosas:

primero, elegiré para la confesión lo que mas me humilla, aunque fuera algo muy pequeño, pero que me cuesta y por eso lo confesare;

segundome ejercitare en la contrición; no solamente a ocasión de la confesión sino en cada examen de conciencia suscitar en mi la contrición perfecta y, especialmente, antes de ir a descansar.

Una palabras más: el alma que desea sinceramente progresar en la perfección, debe seguir estrictamente los consejos del director espiritual. Tanta santidad cuanta dependencia."(Diario 377)

Para seguir a Jesús, es necesaria la negación de uno mismo


Hemos de recordar que una de las cosas que nos dijo Nuestro Señor que es necesario para seguirle es negarse a uno mismo, como bien nos dice Santa Faustina:

"Trabajo interior particular, es decir, examen de conciencia. Sobre negarme a mi misma y mi propia voluntad.
I. Negación de la razón, es decir, someterla a la razón de aquellos que aquí en la tierra sustituyen para mí a Dios
II. Negación de la voluntad, es decir, cumplir la voluntad de Dios que se me revela a través de la voluntad de aquellos que aquí sustituyen para mi a Dios y que esta expresada en las reglas de nuestra Congregación.
III. Negación del juicio, es decir, aceptar inmediatamente sin pensar, sin analizar, sin razonar cualquier orden que recibo de aquellos que sustituyen para mi a Dios.
IV. Negación de la lengua. No le daré la mas pequeña libertad; en un solo caso se la daré total, es decir en proclamar la gloria de Dios. Siempre cuando recibo la Santa Comunión, pido que Jesús se digne reforzar y limpiar mi lengua, para que yo no hiera con ella al prójimo. De ahí que tenga el máximo respeto para la regla que habla del silencio." (Diario 375)

jueves, 29 de noviembre de 2012

Instrucciones a los devotos de la Divina Misericordia


Los devotos de Jesús Misericordioso, deben:
1) Venerar en su habitación/casa la imagen de Jesús Misericordioso, acudiendo a Él en todas sus necesidades.
2) Consagrarse enteramente a Jesús Misericordioso.
3) Vivir bajo los rayos de la gracia de Jesús Misericordioso; teniendo especial cuidado de la pureza de corazón y de tender a la perfección.
4) Extender la Divina Misericordia por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales, trabajando para convertir a los pecadores, ayudar y consolar a los pobres, afligidos y enfermos, dándoles a conocer la doctrina de la Divina Misericordia.
5) Unir a nuestras oraciones diarias la jaculatoria: "Jesús en Vos/Tí confío"; los que tengan tiempo, especialmente los enfermos, recen la Coronilla de la Divina Misericordia u otras oraciones a Ella enderezadas.
6) Repitan frecuentemente la jaculatoria enseñada por Jesús a Santa Faustina: "Oh Sangre y Agua que brotásteis del Corazón de Jesús, como una fuente de Misericordia para nosotros, confío en Vosotros".

P. Andrasz - tomado del Librito "Divina Misericordia - Apariciones de Jesús Misericordioso. Parroquia Jesús Misericordioso Arz. de Bs. As. Año 1979"

Ofrecer los sufrimientos a Dios




Santa Faustina sufrió mucho en varias pruebas que tuvo que pasar, nosotros también pasamos por pruebas semejantes, y hemos de pedir fuerzas a Nuestro Señor para que podamos aguantar.

Porque tal vez muchas veces pasamos por situaciones como estas, y lo último que se nos ocurre es que podemos ofrecer todo eso a Dios.

Hemos de recordar en esos momentos también los sufrimientos de Jesús, que Él pasó por todos y cada uno de nosotros, y unirnos a su Pasión.

"Pues ya soy juzgada por todos lados, ya no queda nada de lo que hay en mí que se haya escapado al juicio de las hermanas; pero, en cierto sentido, ya se agotó todo y empezaron a dejarme en paz.

Mi alma atormentada descansó un poco, pero conocí que en aquellas persecuciones el Señor estuvo muy cerca de mí. Eso duro un brevísimo instante.

Estalló nuevamente una violenta tempestad. Ahora las sospechas anteriores se hicieron seguras para ellas, y hay que escuchar nuevamente las mismas canciones. Así lo dispone el Señor.

Pero lo extraño es que, incluso por fuera, empezaran para mi distintas adversidades. Esto provocó distintos sufrimientos, conocidos solamente por Dios. Sin embargo trataba como podía,
hacer todo con la intención más pura posible.

Veo que soy vigilada en todas partes como un ladrón: en la capilla, cuando hago mis deberes, en la celda. Ahora sé que además de la presencia de Dios tengo siempre la presencia humana; de verdad, mas de una vez esta presencia humana me molestó mucho.

Hubo momentos en que reflexionaba si desvestirme o no para lavarme. De verdad, mi pobre cama también fue controlada muchas veces. A veces me daba risa saber que no dejaban en paz ni siquiera la cama. Una hermana me dijo, ella misma, que cada noche me miraba en la celda, para ver como me comportaba en ella.

Sin embargo los Superiores son siempre los Superiores. Y si bien me humillaban personalmente y mas de una vez me llenaron de dudas, no obstante siempre me permitieron lo que exigía el Señor, aunque no tal y como yo pedía, pero si de otro modo satisficieron las demandas del Señor y me permitieron esas penitencias y mortificaciones." (Diario 128)

Si Jesús, que es Dios, obedece a los sacerdotes, ¿porqué no hemos de obedecer a nuestros superiores?


Obediencia a la Voluntad de Dios


Estuve aquí durante la conversación con la Superiora y sé todo. No exijo tus mortificaciones, sino la obediencia. Con ella Me das una gran gloria y adquieres méritos para ti. (Diario 29)

Cuando estaba hablando con cierta persona que debía pintar esta imagen, pero que por ciertas razones no la pintaba, durante la conversación con ella oí esta voz en el alma: Deseo que sea más obediente. Comprendí que los esfuerzos, aunque sean los mas grandes, pero no tienen el sello de la obediencia, no son agradables a Dios, estoy hablando de un alma consagrada. Oh Dios, que fácil es conocer Tu voluntad en el convento. Nosotras, almas consagradas, desde la mañana hasta la noche tenemos claramente indicada la voluntad de Dios y en los momentos de incertidumbre tenemos a las Superioras, a través de las cuales habla Dios.

Hoy he recibido naranjas; cuando la hermana se fue, pensé: en vez de mortificarme y hacer penitencias durante la Santa Cuaresma, ¿comeré naranjitas? Si ya estoy un poco mejor. De repente oí una voz en el alma: Hija Mía, Me agradas más si por obediencia y por amor hacia Mí comes naranjas, que si por tu propia voluntad ayunaras y te mortificaras. El alma que Me ama mucho, debe, tiene que vivir de Mi voluntad. Yo conozco tu corazón, sé que no lo satisface nada, sino únicamente Mi amor. (D.354)

Durante una meditación sobre la obediencia oí estas palabras: En esta meditación, el sacerdote habla de modo especial para ti, has de saber que Yo Me presto su boca. Traté de escuchar con la mayor atención y todo lo aplicaba a mi corazón, tal como en cada meditación. Cuando el sacerdote afirmo que el alma obediente se llena de la fuerza de Dios… Si, cuando eres obediente, te quito tu debilidad y te doy Mi fortaleza. Me sorprende mucho que las almas no quieran hacer este cambio Conmigo. Dije al Señor: Jesús, ilumina Tú mi alma, ya que de lo contrario también yo entenderé muy poco de estas palabras

La obediencia. He venido para cumplir la voluntad de Mi Padre. He sido obediente a los padres, obediente a los verdugos, soy obediente a los sacerdotes. Comprendo, Oh Jesús, el espíritu de la obediencia y en que consiste; no se refiere solamente a la ejecución exterior, sino que abarca también la mente, la voluntad y el juicio. Obedeciendo a las Superioras, obedecemos a Dios. No tiene importancia si es un ángel o un hombre que me mande en nombre de Dios, tengo que ser obediente siempre. (D.535)

El viernes por la noche durante el rosario cuando pensaba en el viaje del día siguiente y en la importancia de la cuestión que iba a presentar al Padre Andrasz, me invadió el miedo viendo claramente mi miseria y mi inaptitud frente a la grandeza de la obra de Dios.

Aplastada por ese sufrimiento, me sometí a la voluntad de Dios. En aquel instante vi a Jesús junto a mi reclinatorio, con una túnica clara, y me dijo estas palabras:

¿Por qué tienes miedo de cumplir Mi voluntad? ¿Crees que no te ayudaré como hasta ahora?Repite cada exigencia Mía delante de aquellos que Me sustituyen en la tierra y haz solamente lo que te manden. En aquel momento una [gran] fuerza entró en mi alma. (Diario 489)

La Prudencia según Santa Faustina



Una virtud sin prudencia no es virtud.

Debemos rogar frecuentemente al Espíritu Santo por la gracia de la prudencia.

La prudencia se compone de: la reflexión, la consideración razonable y el propósito firme.

La decisión final siempre nos pertenece a nosotros. Nosotros debemos decidir, aunque podemos, y debemos pedir consejos, y buscar la luz….. (Diario 1106)

Acerca de la virtud de la paciencia...


Cuando vi. cuanto mi confesor debía sufrir a causa de la obra que Dios realizaba a través de el, me espanté durante un momento y dije al Señor Jesús, después de todo esta obra es Tuya, pues ¿por qué Te portas con él de tal modo que parece que se la dificultas, mientras exiges que la lleve adelante? Escribe que día y noche Mi mirada descansa sobre él y permito estas contrariedades para multiplicar sus méritos  Yo no recompenso por el resultado positivo sino por la paciencia y el trabajo emprendido por Mí. (D.86)

Entre las mas grandes dificultades y contrariedades no pierdo la paz interior ni el equilibrio en lo exterior y esto desanima a los adversarios. Entre las contrariedades la paciencia refuerza al alma. (D.607)

Hay aquí cierta persona que antes era nuestra alumna. Naturalmente me ejercita en la paciencia, me visita varias veces al día; después de cada visita estoy cansada, pero veo que es el Señor Jesús que me ha mandado esta alma. Que todo Te alabe, oh Señor. La paciencia da gloria a Dios. Oh, qué pobres son las almas. (D.920)

Obedecer siempre al Director Espiritual












Nuestro Señor instruyó a Santa Faustina acerca de la importancia que tiene el obedecer al Director Espiritual en su vida. Hoy en día tal vez son religiosas y religiosos quienes tienen más comunmente una dirección espiritual en su vida, aunque creo que todos deberíamos pedirla a Dios ya que es muy importante en el avance en la vida espiritual.

"Durante la Misa celebrada por el Padre Andrasz, vi al pequeño Niño Jesús que me dijo que debía depender de él en todo: Ninguna acción hecha de propio arbitrio, aunque te cueste mucho esfuerzo, no Me agrada. Comprendí esta dependencia. (D. 659)

Desde el momento en que el Señor me dio un director espiritual, soy mas fiel a la gracia. Gracias al director y su vigilancia sobre mi alma entendi lo que es la dirección espiritual y cómo la ve Jesús. Jesús me amonestaba por el menor descuido y acentuaba que los asusntos que yo confiaba al confesor, Él Mismo los juzgaba, y cualquier desobediencia frente a él, Me alcanza a Mi. Cuando, bajo su dirección, mi alma empezo a gozar del profundo recogimiento y paz, a menudo oia en el alma estas palabras: Fortalécete para la lucha, a veces repetidas mas de una vez. (D. 145)

Hoy, durante la bendición vi a Jesús que me dijo estas palabras: Obedece en todo a tu director espiritual, su palabra es Mi voluntad; confírmate en lo profundo del alma en que Yo hablo por su boca y deseo que tu le reveles el estado de tu alma con la misma sencillez y sinceridad como lo haces delante de Mi. Te repito una vez mas, hija Mía, has de saber que su palabra es Mi voluntad para ti. (D.979)

Un día, durante la meditación matutina, oí esta voz: Yo Mismo soy tu guía, he sido, soy y seré; pero como Me pediste una ayuda visible, te la he dado. Lo había elegido antes de que Me lo pidieras, porque esto lo requiere Mi causa. Has de saber que las faltas que cometes contra él, hieren Mi Corazón; evita especialmente actuar a tu gusto, que en cada cosa mas pequeña haya un sello de la obediencia. (Diario 362)

Luego oí en el alma estas palabras: Obtendrás una mayor recompensa por la obediencia y la dependencia al confesor que por las prácticas mismas en las que te ejercitarás. Hija Mía, has de saber y comportarte según esto: aunque se trata de la cosa más pequeña, pero con el sello de la obediencia a Mi sustituto será una cosa agradable y grande a Mis ojos. (Diario 933)


Y ahora te diré lo más importante para ti: una sinceridad sin límites con tu director espiritual; si no aprovechas esta gracia según mis indicaciones, te la quitaré y entonces te quedarás sola contigo misma y volverán a ti todas las tribulaciones que conoces.

No Me agrada que desaprovechas la oportunidad cuando puedes encontrarlo y hablar con él. Has de saber que es Mi enorme gracia si Yo doy a un alma el director espiritual. Muchas almas Me lo piden y no a todas les concedo esta gracia. En el momento en que te lo he dado como director espiritual, le he dotado de una nueva luz para que pueda conocer y comprender fácilmente tu alma….(Diario 1561)

martes, 27 de noviembre de 2012

Cuando estoy Contigo, oh Jesús, no tengo miedo de nada, porque nada puede dañarme


"He rogado a Dios que me conceda la gracia de que mi naturaleza sea fuerte y resistente a las influencias que a veces quieren distraerme del espíritu de la regla y de las pequeñas normas, ya que éstas son como pequeñas polillas que quieren destruir en nosotros la vida interior y sin duda la destruirán, si el alma es consciente de estas pequeñas transgresiones y a pesar de eso, las toma a la ligera como cosas de poco
importancia.

En una orden religiosa yo no veo nada de poca importancia. No me importa que a veces me
expongo a disgustos e ironías, lo importante es que mi espíritu esté en buena armonía con el espíritu de las reglas, de los votos y de las normas religiosas

Oh Jesús mío, deleite de mi corazón, Tu conoces mis deseos. Quisiera esconderme a los ojos
humanos, viviendo de modo como si no viviera. Quiero vivir pura como una flor de campo; quiero que mi amor esté dirigido siempre hacia Ti, como la flor que gira siempre hacia el sol.

Deseo que el perfume y la frescura de la flor de mi corazón estén siempre guardados exclusivamente para Ti.
Quiero vivir bajo Tu mirada divina, ya que Tu solo me bastas. Cuando estoy Contigo, oh Jesús, no tengo miedo de nada, porque nada puede dañarme. (Diario 306)

Oh Dulce Madre de Dios

"Oh María, Madre y Señora mía. Te ofrezco mi alma y mi cuerpo, mi vida y mi muerte y todo lo que vendrá después de ella.
Pongo todo en tus manos, oh mi Madre. Cubre mi alma con tu manto virginal y concédeme la gracia de la pureza de corazón, alma y cuerpo.

Con tu poder defiéndeme de todo enemigo,
especialmente de aquellos que esconden su malicia bajo una máscara de virtud.
Oh Espléndida Azucena, Tu eres mi espejo, oh mi Madre. (Diario 79)

Oh dulce Madre de Dios,
Sobre Ti modelo mi vida,
Tú eres para mí una aurora radiante,
Admirada me sumerjo toda en Ti.
Oh Madre, Virgen Inmaculada,
En Ti se refleja para mí el rayo de Dios.
Tú me enseñas cómo amar a Dios entre tormentas,
Tú eres mi escudo y mi defensa contra el enemigo. (Diario 1232)

Gracias Señor por darnos a Tu Madre como nuestra Madre.
Bendito Seas Dios Bueno.

lunes, 26 de noviembre de 2012

El alma que ama a Dios


"El amor es un misterio que transforma todo lo que toca en cosas bellas y agradables a Dios.

El amor de Dios hace al alma libre; es como una reina que no conoce el constreñimiento del esclavo, emprende todo con gran libertad del alma, ya que el amor que vive en ella es el estimulo para obrar. Todo lo que la rodea, le da a conocer que solamente Dios es digno de su amor.

El alma enamorada de Dios y en Él sumergida, va a sus deberes con la misma disposición con que va a la Santa Comunión y cumple también las acciones mas simples con gran esmero, bajo la mirada amorosa de Dios; no se turba si con el tiempo alguna cosa resulta menos lograda, ella está tranquila porque en el momento de obrar hizo lo que estaba en su poder.

Cuando sucede que la abandona la viva presencia de Dios, de la que goza casi continuamente, entonces procura vivir de la fe viva; su alma comprende que hay momentos de descanso y momentos de lucha. Con la voluntad está siempre con Dios. Su alma es como un oficial adiestrado en la lucha, desde lejos ve dónde se esconde el eneigo y está preparada para (258) el combate, ella sabe que no está sola; Dios es su fortaleza." (Diario 890)

Hija Mía, cuanto más ames el sufrimiento, tanto mas puro será tu amor hacia Mí


En qué consiste el Amor puro a Dios

"Dios me dio a conocer en qué consiste el verdadero amor y me concedió la luz cómo demostrárselo en la práctica.

El verdadero amor a Dios consiste en cumplir la voluntad de Dios.

Para demostrar a Dios el amor en la práctica, es necesario que todas nuestras acciones, aun las más pequeñas, deriven del amor hacia Dios.

Y me dijo el Señor: Niña Mía, mas que nada Me agradas a través del sufrimiento. En tus sufrimientos físicos, y también morales, hija Mía, no busques compasión de las criaturas.

Deseo que la fragancia de tus sufrimientos sea pura, sin ninguna mezcla. Exijo que te distancies no solamente de las criaturas, sino también de ti misma.

Hija Mía, quiero deleitarme con el amor de tu corazón: amor puro, virginal, intacto, sin ninguna sombra. Hija Mía, cuanto más ames el sufrimiento, tanto mas puro será tu amor hacia Mí." (Diario 279)

Hija Mía, no dejes la Santa Comunión, a no ser que sepas bien de haber caído gravemente


"Una vez deseaba mucho acercarme a la Santa Comunión, pero tenia cierta duda y no me acerqué. Sufrí terriblemente a causa de ello. Me parecía que el corazón se me reventaría del dolor.

Cuando me dedique a mis tareas, con el corazón lleno de amargura, de repente Jesús, se puso a mi lado y me dijo:


Hija Mía, no dejes la Santa Comunión, a no ser que sepas bien de haber caído gravemente, fuera de esto no te detengan ningunas dudas en unirte a Mí en Mi misterio de amor.

Tus pequeños defectos desaparecerán en Mi amor como una pajita arrojada a un gran fuego. Debes saber que Me entristeces mucho, cuando no Me recibes en la Santa Comunión." (Diario 156)

Dos caminos de vida


"Un día vi dos caminos: un camino ancho, cubierto de arena y flores, lleno de alegría y de música y de otras diversiones.

La gente iba por este camino bailando y divirtiéndose, llegaba al final sin advertir que ya era el final. Pero al final del camino había un espantoso precipicio, es decir el abismo infernal.

Aquellas almas caían ciegamente en ese abismo; a medida que llegaban, caían. Y eran tan numerosas que fue imposible contarlas.

Y vi también como camino o mas bien un sendero, porque era estrecho y cubierto de espinas y de piedras, y las personas que por él caminaban [tenían] lagrimas en los ojos y sufrían distintos dolores.

Algunas caían sobre las piedras, pero en seguida se levantaban y seguían andando. Y al final del camino había un esplendido jardín, lleno de todo tipo de felicidad y allí entraban todas aquellas almas. En seguida, desde el primer momento olvidaban sus sufrimientos." (Diario 153)

Alejémonos del desánimo


Cuando nos vienen tentaciones de desanimarnos, a veces tenemos pensamientos desalentadores, Santa Faustina nos dice de donde vienen estos pensamientos:

"Un día, una de las Madres se enojó tanto conmigo y me humilló tanto, que pensé que no lo soportaría. Me dijo: Extravagante, histérica, visionaria, vete de mi habitación, no quiero conocerte. Todo lo que pudo cayó sobre mi cabeza. A volver a la celda, me caí de cara al suelo delante de la cruz y miré a Jesús sin poder pronunciar ni una sola palabra. Y sin embargo ocultaba a los demás y disimulaba como si no hubiera pasado nada entre nosotras.

Satanás siempre aprovecha tales momentos, comenzaron a venirme los pensamientos de desánimo: He aquí tu premio por la fidelidad y la sinceridad. ¿Cómo ser sincera, si se es tan incomprendida?

Oh Jesús, Jesús, ya no aguanto mas. Otra vez caí al suelo bajo aquel peso y comencé a sudar y el miedo empezó a dominarme. No tengo en quien apoyarme interiormente. De repente oí en mi alma la voz: No tengas miedo, Yo estoy contigo, y una luz extraña iluminó mi mente y comprendí que no debía someterme a tales tristezas y una fuerza me llenó, y salí de la celda con un nuevo ánimo para enfrentar los sufrimientos." (Diario 129)

De esto tambien nos dejó testimonio San Ignacio de Loyola en los Ejercicios Espirituales, pues él nos dice que hemos de vigilar nuestros pensamientos:

"Sobre los pensamientos, se dan en nosotros tres clases de pensamientos:
1) Los que surgen por nuestra propia y libre voluntad
2) Los que nos vienen de fuera por sugestión del buen espíritu
3) Los que nos vienen de fuera por sugestión del espíritu malo" (Ejercicios Espirituales, 32)

Yo no premio por el éxito en el trabajo sino por el sufrimiento




"Un día vi interiormente lo mucho que iba a sufrir mi confesor. Los amigos lo abandonarán y todos se opondrán a usted y las fuerzas físicas disminuirán. Lo vi como un racimo de uva elegido por el Señor y arrojado bajo la prensa de los sufrimientos, su alma. Padre, en algunos momentos estaré llena de dudas respecto a mí y a esta obra.

Y vi como si Dios Mismo le fuera contrario, y pregunté al Señor ¿por qué se portaba así con el?, como si le dificultara lo que le encomendaba.


Y el Señor dijo: Me porto así con el para dar testimonio de que esta obra es Mía.

Dile que no tenga miedo de nada, Mi mirada esta puesta en él, día y noche.

En su corona habrá tantas coronas cuantas almas se salvarán a través de esta obra.

Yo no premio por el éxito en el trabajo sino por el sufrimiento." (Diario 90)

Vigilar nuestra lengua: el alma hablantina demuestra vacío interior

"La lengua es un órgano pequeño, pero hace cosas grandes. Una religiosa que no es callada, nunca llegará a la santidad, es decir no será santa. No se haga ilusiones; a no ser que el Espíritu de Dios hable por ella, en tal caso no debe callar.


Pero para poder oír la voz de Dios, hay que tener la serenidad en el alma y observar el silencio, no un silencio triste, sino un silencio en el alma, es decir al recogimiento en Dios. Se pueden d
ecir muchas cosas sin interrumpir el silencio y, al contrario, se puede hablar poco y romper continuamente el silencio.


Oh, que daños irreparables causa no guardar el silencio. Se hace muchos daños al prójimo, pero sobre todo a su propia alma."

"Según mi opinión y mi experiencia, la regla del silencio debería estar en el primer lugar. Dios no se da a una alma parlanchina, que como un zángano en la colmena zumba mucho, pero no produce miel.

El alma hablantina está vacía en su interior. No hay en ella ni virtudes fundamentales, ni intimidad con Dios. Ni hablar de una vida mas profunda, ni de una paz dulce, ni del silencio en el que mora Dios. El alma sin gustar la dulzura del silencio interior, es un espíritu inquieto y perturba este silencio en los demás.

Vi a muchas almas en los abismos infernales por no haber observado el silencio. Ellas mismas me lo dijeron cuando las pregunté cuál había sido la causa de su ruina. Eran almas consagradas.

Oh Dios mío, qué dolor al pensar que podrían estar no solamente en el paraíso, sino hasta ser santas. Oh Jesús, Misericordia, tiemblo al pensar que debo rendir cuenta de la lengua, en la lengua está la vida, pero también la muerte, a veces con la lengua matamos, cometemos un verdadero asesinato ¿Y podemos considerar esto como una cosa pequeña? De verdad, no entiendo estas conciencias.

Conocí a una persona que, al enterarse por otra de cierta cosa que se decía de ella… se enfermó gravemente, perdió allí mucha sangre y muchas lágrimas y luego vino una triste consecuencia,
no causada por la espada sino por la lengua.

Oh mi Jesús silencioso, ten misericordia de nosotros." (Diario 118 - 119)

Purificación del alma


"Jesús, cuando quiere purificar un alma, utiliza los instrumentos que Él quiere. Mi alma se siente completamente abandonada por las criaturas.

A veces la intención más pura es interpretada mal por las hermanas. Este sufrimiento es muy doloroso, pero Dios lo admite y hay que aceptarlo, ya que a través de ellos nos hacemos más semejantes a Jesús". (Diario 38)

"...En verdad, durante ese intervalo recibí del Señor muchas gracias, pero de otra índole.

Fué un periodo de pruebas y de purificación. Las pruebas fueron tan dolorosas que mi alma experimentó un abandono total de parte de Dios, fue sumergida en grandes tinieblas. Noté y comprendí que nadie lograría liberarme de aquellos tormentos y que no podían comprenderme.

Hubo dos momentos en que mi alma fue sumergida en la desesperación, una vez por media hora, otra vez, por tres cuartos de hora. En cuanto a las gracias, no puedo describir exactamente su grandeza, lo mismo se refiere a las pruebas de Dios..." (Diario 770)

Rezar por nuestros enemigos y desearles todo lo bueno


"Durante la Santa Misa vi a Jesús tendido en la cruz y me dijo: Discípula Mía, ten un gran amor para aquellos que te hacen sufrir, haz el bien a quienes te odian.

Contesté: Oh Maestro mío, si Tú ves que no les tengo el sentimiento del amor y eso me entristece.


Jesús me respondió: 
El sentimiento no siempre está en tu poder; si tienes el amor lo reconocerás por si tras experimentar disgustos y contrariedades no pierdes la calma, sino que rezas por aquellos que te han hecho sufrir y les deseas todo lo bueno. (Diario 1628)

Acto de ofrecimiento


"Acto de total abandono a la voluntad de Dios que es para mí el amor y la misericordia misma.

Oh Jesús Hostia que en este momento he recibido en mi corazón y en esta unión Contigo me ofrezco al Padre celestial como hostia expiatoria, abandonándome plena y absolutamente a la misericordiosísima, santa voluntad de mi dios.

Desde hoy, Tu voluntad, Señor, es mi alimento. Tienes todo mi ser, dispón de él según Tu divina complacencia. Cualquier cosa que Tu mano paternal me ofrezca, la aceptaré con sumisión, serenidad y gozo.

No tengo miedo de nada, cualquiera que sea el modo en que quieras guiarme; y con la ayuda de Tu gracia cumpliré cualquier cosa que exijas de mí. Ya ahora no temo ninguna de Tus inspiraciones ni analizo con preocupación a dónde me llevaran. Guíame, oh Dios, por los caminos que Tu quieras; tengo confianza absoluta en Tu voluntad que es para mi el amor y la misericordia mismos.

Me haces quedarme en este convento, me quedaré; me haces comenzar la obra, la comenzaré; me dejas en la incertidumbre hasta la muerte respecto a esta obra, bendito seas; me darás la muerte en el momento en que humanamente mi vida parecerá más necesaria, bendito seas.

Me llevarás en la juventud, bendito seas; me harás alcanzar edad avanzada, bendito seas; me darás salud y fuerzas, bendito seas; me clavarás en un lecho de dolor quizá por toda la vida, bendito seas; me darás solamente desilusiones y fracasos durante la vida, bendito seas; permitirás que mis mas puras intenciones sean condenadas, bendito seas; darás luz a mi mente, bendito seas; me dejarás en la oscuridad y en toda clase de angustias, bendito seas.

Desde este momento vivo en la mas profunda serenidad, porque el Señor Mismo me lleva en Sus brazos. Él, el Señor de la misericordia insondable, sabe que lo deseo solamente a Él en todo, siempre y en todo lugar." (Diario 1264)

Método para combatir en las tentaciones


"... ¿Cuáles son los métodos para conservar la virtud?

Combatir las tentaciones interiores con la presencia de Dios y además luchar sin temor. En cuanto a las tentaciones exteriores, evitando las ocasiones.

En total hay siete métodos principales.
El primero, la guarda de los sentidosy [luego] evitar las ocasionesevitar el ocio,alejar prontamente las tentaciones, evitar cualquier amistad y especialmente las particulares, [cultivar] el espíritu de mortificaciónrevelar las tentaciones al confesor.

Además hay cinco medios para conservar la virtud: la humildad, el espíritu de oración, la observancia de la modestia, la fidelidad a la regla, una devoción sincera a la Santísima Virgen María." (Diario 93)

Nuestra fuerza viene solo de Dios




"Jesús mío, Tú solo sabes cuantas persecuciones sufro, y solamente porque Te soy completamente fiel a Ti y a Tus órdenes. Tú eres mi fuerza; apóyame para que siempre cumpla con fidelidad todo lo que exiges de mí.

Yo, por mí misma, no puedo hacer nada, pero si Tú me apoyas, todas las dificultades son nada para mí. Oh Señor, veo que desde el primer momento en que mi alma recibió la capacidad de conocerte, mi vida es una lucha continua y cada vez mas violenta.

Cada mañana durante la meditación me preparo para la lucha de todo el día, y la Santa Comunión es mi garantía de que venceré, y así sucede.

Temo el día en que no tenga la Santa Comunión. Este Pan de los fuertes me da toda la fuerza para continuar esta obra y tengo el valor de cumplir todo lo que exige el Señor.

El valor y la fortaleza que están en mí no son míos sino de quien habita en mí, la Eucaristía. Jesús mío, ¡que grandes son las incomprensiones! A veces, si no tuviera la Eucaristía, no tendría la fuerza para seguir el camino que me has indicado."(Diario 91)



El Ángel de la guarda es testigo de todas nuestras acciones




El ángel custodio "De pronto vi junto a mí a uno de los siete espíritus, radiante como antes, con aspecto luminoso; lo veía continuamente junto a mi cuando iba en tren. Veía que sobre cada iglesia que pasábamos había un ángel, pero en una luz mas pálida que la del espíritu que me acompañaba en el viaje. Y cada uno de los espíritus que custodiaban los templos, se inclinaba ante el espíritu que estaba a mi lado. En Varsovia, cuando entré por la puerta [del convento], el espíritu desapareció; agradecí a Dios por su bondad, por darnos a los ángeles como compañeros. Oh, qué poco piensa la gente en que tiene siempre a su lado a tal huésped y, a la vez, un testigo de todo. ¡Pecadores!, recuerden que tienen un testigo de sus acciones." (Diario 630) 

Oremos por todos los Sacerdotes


"Oh Jesús mío, Te ruego por toda la Iglesia: concédele amor y luz de Tu Espíritu, da poder a las palabras de los sacerdotes para que los corazones endurecidos se ablanden y vuelvan a Ti, Señor.

Señor, danos sacerdotes santos; Tu Mismo conservalos en la santidad.

Oh Divino y Sumo sacerdote, que el poder de Tu misericordia los acompañe en todas partes y los proteja de las trampas y asechanzas del demonio, que están siendo tendidas incesantemente para [atrapar a] las almas de los sacerdotes.

Que el poder de Tu misericordia, oh Señor, destruya y haga fracasar lo que pueda empañar la santidad de los sacerdotes ya que Tú lo puedes todo." (Diario 1052)

Recordemos orar constantemente por los Sacerdotes vivos y difuntos.

La enfermedad es una enorme gracia




Estuve enferma cuatro meses pero no recuerdo que hubiera perdido por eso un solo minuto. Todo por Dios y por las almas, deseo serle fiel en todas partes. En esa adoración conocí todo el cuidado y la bondad con la que Jesús me rodeaba y protegía de todo mal. Jesús, Te doy gracias especialmente por haberme visitado en la soledad de mi celda y Te agradezco por haber inspirado a mis Superioras para que me enviaran a realizar ese tratamiento. Concédeles, Jesús, la omnipotencia de Tu bendición y recompénsales por todas las pérdidas sufridas por mí." (Diario 1062)

Consejos para la vida espiritual


Estos consejos los recibió Santa Faustina en dirección espiritual, también nos sirven a nosotros si los practicamos en nuestra vida:

"...Humildad, humildad y Siempre humildad porque por nosotros mismos no podemos hacer nada. Todo esto es solamente la gracia de Dios.

Me dice que Dios exige mucha confianza de las almas, pues sea la primera en mostrar esa confianza. Una palabra más: Acepte todo esto con serenidad.

Las palabras de uno de los confesores: Hermana, Dios está preparándole muchas gracias especiales, pero procure que su vida sea pura como las lagrimas delante del Señor sin hacer caso a lo que puedan pensar de usted. Que le baste Dios, Solo Él.

Al final del noviciado el confesor me dijo estas palabras: Camine por la vida haciendo el bien para que yo pueda escribir en las páginas de su vida: Vivió Haciendo el bien; que Dios realice esto en usted, hermana.

En otra oportunidad el confesor me dijo: Pórtese delante del Señor como la viuda del Evangelio que puso en la alcancía una monedita de poco valor; pero para Dios, ésta pesó mas que las grandes ofrendas de los demás.

El otro día recibí esta enseñanza: Procure que quien trate con usted, se aleje feliz.
Difunda a su alrededor la fragancia de la felicidad porque de Dios ha recibido mucho y por eso sea generosa con los demás. Que todos puedan alejarse de usted felices aunque hayan apenas rozado el borde de su túnica. Recuerde bien las palabras que le estoy diciendo ahora.

Otra vez me dijo estas palabras: Permita que el Señor empuje la barca de su vida a la profundidad insondable de la vida interior.

Algunas palabras del coloquio con la Madre Maestra al final del noviciado:
Que su alma, hermana, se distinga particularmente por la sencillez y la humildad. Camine por la vida como una niña, siempre confiada, siempre llena de sencillez y humildad, contenta de todo, feliz de todo. Allí donde otras almas se asusten usted, hermana, pasa tranquilamente gracias a la sencillez y la humildad. Recuerde para toda la vida que como las aguas descienden de las montañas a los valles, las gracias del Señor descienden sólo sobre las almas humildes.
(Diario 55)

Valor de la oración de intercesión


"Hoy ha venido a visitarme una hermana mía de sangre. Cuando me ha contado sus intenciones, he temblado de miedo, ¿es posible esto? Esta querida alma bella frente a Dios, no obstante unas grandes tinieblas habían bajado sobre ella y no sabía defenderse.

Todo lo veía en negro. El buen Dios me la ha confiado, durante dos semanas puede trabajar sobre ella. Sin embargo, cuantos sacrificios me ha costado, solamente Dios lo sabe. Por ninguna otra alma he llevado al trono de Dios tantos sacrificios, sufrimientos y oraciones como por
ella.

Sentía que había forzado a Dios a concederle la gracia. Cuando pienso en todo esto, veo un verdadero milagro. Ahora veo cuanto poder tiene la plegaria de intercesión ante Dios." (Diario 202)

Santa Faustina nos muestra el gran valor que tienen las oraciones y peticiones por otras personas. Oremos con confianza a Nuestro Señor por las personas que cercanas a nosotros (y lejanas también) que tienen mucha necesidad.

Acerca tu oído a mi Corazón y olvídate de todo

Nos dice Santa Faustina:

"Al comienzo de los ejercicios espirituales Jesús me dijo: En estos ejercicios espirituales, seré Yo Mismo quien dirija tu alma; quiero confirmarte en la tranquilidad y en el amor.


Y así me transcurrieron los primeros días. Al cuarto día comenzaron a atormentarme grandes dudas de que ¿no me encontraba, acaso, en una falsa tranquilidad? De pronto oí estas palabras: 
Hija Mía, figúrate que eres la reina de toda la tierra y que tienes la posibilidad de disponer de todo según te parezca; tienes toda posibilidad de hacer el bien que te agrade y de repente, a tu puerta llama un niño muy pequeño, todo tembloroso, con lagrimas en los ojos, pero con gran confianza en tu bondad y te pide un pedazo de pan para no morir de hambre, ¿Cómo te comportarías con este niño? Contéstame, hija Mía.


Y dije: Jesús, le daría todo lo que me pida, pero también mil veces más.

Y el Señor me dijo: Así Me comporto Yo con tu alma. Durante estos ejercicios espirituales no solamente te daré la tranquilidad, sino también tal disposición de ánimo, que aunque quieras inquietarte, no podrás. Mi amor ha tomado posesión de tu alma y quiero que te fortifiques en él. Acerca tu oído a Mi Corazón y olvídate de todo, y considera Mi inconcebible misericordia. Mi amor te dará la fuerza y el ánimo que te es necesario en esta obra." Y así nos da la fuerza Jesús para hacer las obras que tenemos que hacer cada uno de nosotros para cumplir nuestra misión en esta tierra.

Pidamosle amigos a Jesús que Él esta listo para ayudarnos y darnos las gracias que necesitamos.

Importancia de la Fiesta de la Misericordia




Fue la primera revelación de Jesús en su mensaje a Santa Faustina acerca de la Celebración de esta Fiesta de la Misericordia el 22 de febrero de 1931 para decir lo mucho que la humanidad necesita la infinita misericordia de Dios en la tierra y que por eso fue que se establece esta Fiesta de Su Misericordia. Por lo tanto, la Fiesta se considera el primer elemento y el más importante de la devoción general.

Jesús dedicó catorce revelaciones en total, más de lo que dedica a cualquier otro elemento de esta devoción por la importancia de las gracias extraordinarias que deseaba dar a todas las almas en este día santo.

De hecho, Él otorga tanta importancia a la Fiesta de la Misericordia que, en la revelación 43, Él dijo: "Deseo que Mi misericordia sea veneraday estoy a la humanidad la última tabla de salvación, es decir, recurrir a mi misericordia. Mi corazón se regocija en esta fiesta ". (Diario 998)



"Las almas mueren a pesar de Mi amarga Pasión. Les ofrezco la última tabla de salvación, es decir, la Fiesta de Mi misericordia. Si no adoran Mi misericordia, morirán para siempre.
Secretaria de Mi misericordia, escribe, habla a las almas de esta gran misericordia Mía, porque está cercano el día terrible, el día de Mi justicia." (Diario 965)


Lo más importante a resaltar:
  • Conocer el gran regalo que se nos dá en este día
  • Confesarnos antes o en ese día
  • Asistir a la Misa y comulgar
  • Hacer obras de misericordia en ese día
  • Avisar a otras personas acerca de todo esto

Más información en: DivineMercy.org
http://www.divinemercy.org/feast/the-importance-of-the-feast-of-mercy.html

Lo que Jesús nos obsequia en la Fiesta de la Divina Misericordia


Pocas personas estan consientes del regalo tan grande nos da Nuestro Señor Jesucristo el día de la Fiesta de la Divina Misericordia, pues es como si fuera un segundo bautismo.

Cómo nos explica el Canónigo Ignacy Rozycki, Doctor de Teología Dogmática encargado por Papa Juan Pablo II para examinar las revelaciones a San Faustina: llegó a la conclusión que la gracia extraordinaria que prometió Jesús en la Fiesta de Misericordia es un regalo solo igualado en gracia por la gracia de Santo Bautismo.

Esto significa que en este día su alma puede renovarse como en el día de bautismo, después de recibir esta gracia en el día de la fiesta, usted entonces sólo tiene que preocuparse por los pecados que cometa en el futuro, sus pecados pasados ya no existen.

La Fiesta de Misericordia se celebra ahora oficialmente en el domingo después de Pascua, como pedido por nuestro Señor. (1.124) (1.130)

La Fiesta debe precederse por una Novena de Coronillas a la Misericordia Divina que empieza el Viernes santo.

La Homilía del sacerdote en ese día debe ser de la Misericordia Divina - ésa es la misericordia que Dios Padre nos da a través de Jesucristo Su Hijo. (II.39)
Que nosotros contemplemos, en este día, el Misterio de Redención como la más gran revelación de Misericordia Divina hacia nosotros. (I.130)

La Imagen de la Misericordia Divina debe ser bendecida ceremoniosamente en el día. (I.18) (I.142)

La Imagen debe ser venerada públicamente. La imagen debe ser expuesta tomando parte en la celebración (para demostrar esto, una imagen podría colocarse en una posición que todos pueden tocar y decir "Jesús yo confío en Ti") Esto puede llevarse a cabo durante la celebración como el besar la cruz el Viernes santo o cuando las personas dejan la Iglesia, si son muchas personas en la ceremonia. (I.341) (II.38) (II.162)

La confesión y comunión en el día. Si la confesión no está disponible en ese día, debe ser lo más cerca posible del día. Santa Faustina lo hizo en el sábado antes de la Fiesta. L
a comunión, como siempre, debe recibirse dignamente y debe acompañarse por la Confianza completa en la Misericordia Divina. (II.138) (III.1109)

Prepararnos con obras de Misericordia

Que un acto de Misericordia debe tener lugar en nuestras vidas, como parte de nuestra preparación para la fiesta. Debemos ser misericordiosos con otros en nuestras palabras, hechos y oraciones.

La palabra misericordiosa - Perdonando y confortando
La obra misericordiosa - Cualquiera de las obras corporales de misericordia
La oración misericordiosa – Rezar oraciones para pedir Misericordia para el mundo

Significado de los rayos de la imagen


Los elementos más característicos de esta imagen de Cristo son los rayos.

El Señor Jesús, preguntado por lo que significaban, explicó: “El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas (….). Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos” (Diario, 299).


Purifican el alma los sacramentos del bautismo y de la penitencia, mientras que la alimenta plenamente la Eucaristía. Entonces, ambos rayos significan los sacramentos y todas las gracias del Espíritu Santo cuyo símbolo bíblico es el agua y también la nueva alianza de Dios co
n el hombre contraída en la Sangre de Cristo.


A la imagen de Jesús Misericordioso se le da con frecuencia el nombre de imagen de la Divina Misericordia. Es justo porque la Misericordia de Dios hacia el hombre se reveló
con la mayor plenitud en el misterio pascual de Cristo.

Extraído del: Diario de Santa Faustina. Introducción

domingo, 25 de noviembre de 2012

Misión de Santa Faustina

La misión que el Señor le encomendó a la Santa Faustina consistió en:

* recordar a todos la verdad de fe, revelada en la Sagrada Escritura, del amor misericordioso de Dios a todos los hombres, incluso al más grande pecador;

* transmitir nuevas formas de culto destinadas a la Divina Misericordia;

* y promover un gran movimiento de devotos y apóstoles de la Divina Misericordia que deberían llevar la renovación religiosa en el espíritu del culto antes dicho, es decir, en el espíritu evangélico de la ilimitada confianza en Dios, en la caridad y en la misericordia hacia los hombres.

El Beato Juan Pablo II dijo de ella: "Dios nos ha hablado a través de la riqueza espiritual de Sor Faustina Kowalska. Ella ha dejado al mundo el gran mensaje de la Misericordia Divina como una invitación a confiarse completamente al Creador.

Dios le concedió una gracia particular, la de conocer su Misericordia mediante las experiencias místicas y el gran don especial de la oración contemplativa. Cómo te agradezco, Sor Faustina Kowalska, por haber recordado al mundo el gran misterio de la Misericordia Divina. Aquel "Misterio englobante", el inefable misterio del Padre del que . hoy el hombre y el mundo, tienen tanta necesidad" . (Oss. Rom. 19-20 de Abril de 1993).

 Autor: Cango. Dr. Sergio Ruiz Moctezuma. Libro: "La devoción a la Divina Misericordia" 2001

La Misericordia de Dios sobrepasa a su Justicia



"En efecto, la obra propia de Dios es solamente una: hacernos partícipes de Sí mismo como Supremo Bien y tener una profunda compasión por nuestra debilidad y pecado.

Por esto Santo Tomás nos enseña que la misericordia se halla en Dios no solo en cuanto al afecto que tiene por nosotros, razón por la cual:
“Se dice que Dios manifiesta su omnipotencia sobretodo perdonando y compadeciendo; y no sólo en cuanto al hecho, sino en cuanto a la intención.” (2-2.20,2,4) 

Así, en toda obra de Dios hay compasión y justicia y ni obrando con justicia va contra su compasión, por lo que toda acción justa de Dios se apoya siempre en la misericordia y la presupone, aún cuando en la realidad, en toda obra de Dios su compasión sobrepasa siempre a su justicia, no en sí misma, porque ambas son perfecciones infinitas de Dios, sino con respecto a nosotros, pues nos trata según lo que exige su justicia, pero más conforme a su misericordia por el perdón."

Autor: Cango. Dr. Sergio Ruiz Moctezuma. Libro: "La devoción a la Divina Misericordia" 2001

"Cuando vienes a confesarte, Yo estoy oculto en el sacerdote"




"Jesús, he notado como si Te ocuparas menos de mí. Si, hija Mía, Me escondo detrás de tu director espiritual ; él se ocupa de ti según Mi voluntad, respeta cada palabra suya como si fuera Mía propia; él es el velo detrás del cual Me escondo. Tu director espiritual y Yo somos uno, sus palabras son palabras Mías. (Diario 1308)


"Hoy el Señor me dijo: Cuando te acercas a la confesión, a esta Fuente de Mi Misericordia, siempre fluye sobre tu alma la Sangre y el Agua que brotó de Mi Corazón y ennoblece tu alma. Cada vez que vas a confesarte, sumérgete toda en Mi misericordia con gran confianza para que pueda derramar sobre tu alma la generosidad de Mi gracia.


Cuando te acercas a la confesión debes saber que Yo Mismo te espero en el confesionario, sólo que estoy oculto en el sacerdote, pero Yo Mismo actúo en tu alma.

Aquí la miseria del alma se encuentra con Dios de la misericordia. Di a las almas que de esta Fuente de la Misericordia (7) las almas sacan gracias exclusivamente con el recipiente de confianza. Si su confianza es grande, Mi generosidad no conocerá límites.

Los torrentes de Mi gracia inundan las almas humildes. Los soberbios permanecen siempre en pobreza y miseria, porque Mi gracia se aleja de ellos dirigiéndose hacia los humildes." (Diario 1602)